Desesperante episodio vivió una niña enferma con cáncer en el límite entre Tucumán y Santiago del Estero

La familia Jiménez tuvo que pasar más de dos horas en un puesto de control, en medio del calor, sin poder regresar a su hogar. “Esto no le deseo a nadie; fue un dolor muy grande ver a mi hija en estado de shock”, dijo la madre de la pequeña, que padece cáncer

Milagros Abigail Jiménez es de Santiago del Estero, tiene 12 años y lucha contra el cáncer desde los siete. Desde hace tiempo que trata su enfermedad en el Hospital de Niños, en nuestra provincia, pero en las últimas horas la jovencita y su familia vivieron un dramático momento luego de pasar más de dos horas en un puesto de control, en medio del calor, sin poder regresar a su casa.

Mediante una charla telefónica con LAGACETAcom, Carmen, la mamá de la niña, contó que todo comenzó cuando el efectivo William Sosa, del puesto de control limítrofe en Las Termas, les prohibió ingresar a la vecina provincia, con el argumento de que necesitaba la autorización previa del Comité de Emergencia de Santiago del Estero.

“Llegamos a Tucumán a las 8, nos atendieron en el hospital y luego pasamos por la Terminal donde nos tomaron los datos. Luego pagamos el peaje y cuando quisimos entrar a Las Termas, el oficial no pedía un pase de emergencia. Mi hija lloraba y estaba con un shock de nervios. Solo le pedía (al policía) que nos deje ingresar porque ya hacía bastante calor, y encima estaba lleno de moscas e insectos. Teníamos miedo de que se le infecte la herida en su pierna. Pero él no entendía, nos decía que esperaba la orden de Santiago”, comenzó con su relato Carmen.

Entre los gritos de dolor, sumando al susto de Abigail, su papá, Diego Armando, decidió ante la desesperación abandonar su vehículo (fue llevado horas más tarde a su domicilio), tomar a su hija en brazos e ingresar caminando pasando por delante de los policías y llegando a recorrer cinco kilómetros a pie junto a su mujer y la pequeña.

captura de video

“No podía creer la situación. Caminamos con mi hija en brazos hasta que llegaron cuatro patrulleros que nos llevaron hasta nuestra casa para que hagamos la cuarentena obligatoria. Fue un dolor muy grande ver a mi hija cómo lloraba y que la Policía no tenga nada de piedad. Ahora nos dicen que no podemos salir por 15 días. ¡Están locos! Cómo creen que voy a hacer si a Milagros le pasa algo. Hay días que ella está mal; es una paciente de alto riego y esta gente cree que pueden jugar con la vida de mi hija”, siguió, entre lágrimas, contando la mujer.

Luego, agregó: “la niña ahora está en crisis, con sus dolores. Cada vez que se despierta, lo único que dice es: ‘ese policía malo, mamá, que no me deja pasar para ir a mi casa’. Esa sensación no le deseo a nadie”.

Carmen aclaró que, una vez en Las Termas, hizo la denuncia en la comisaría 40, pero allí no le quisieron recibir su reclamo. “Nos trataron mal, como si fuéramos delincuentes. Nosotros queremos una solución y que mi hija no vuelva a pasar nunca más por esto”, explicó la mujer, quien pudo grabar con su teléfono el momento que vivió Milagros en el paso fronterizo.

fuente:LAGACETA

Fuente: El Siglo Web