El precio internacional de la soja subió más de un 7% en lo que va de agosto

La volatilidad en los precios de los granos volvió al centro de la escena en el mercado de Chicago, tras algunas semanas de relativa tranquilidad que dejaron atrás el cimbronazo que significó el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania. Lo cierto es que hoy las miradas de los operadores se posan sobre la nueva campaña agrícola de Estados Unidos, donde el clima seco y caluroso está afectando los cultivos, poniendo en duda la oferta de las commodities.

Sin dudas, el complejo sojero es el más beneficiado por estas subas. Por ejemplo, la posición de agosto de la soja pasó de USD 585,80 el primer día de agosto a USD 628,15 la tonelada al cierre de hoy en el mercado de referencia de Estados Unidos, lo que significó un incremento en su precio del 7,23%, o sea, sumó USD 42,35 por tonelada a su cotización, mientras que el contrato de septiembre (el más negociado) se ubicó en USD 558,61 la tonelada, implicando una suba del 6,16% o USD 32,43.

En el caso del aceite y la harina, los principales productos de exportación de nuestro país, la suba fue del 8,67% en el caso del primero al pasar de USD 1.460,10 a USD 1.586,64 la tonelada (+USD 126,54), mientras que en el segundo, el alza fue del 6,82% (+USD 36,59) hasta los USD 573,41 la tonelada. Por el lado de los cereales, los movimientos fueron más módicos: el trigo subió 1,31% en el mencionado período, sumando USD 3,86 hasta los USD 297,91 la tonelada, mientras que el maíz ganó 3,67% (+USD 8,76) para concluir la sesión diaria en USD 247,73 la tonelada.

A nivel local, la suba de precios en la oleaginosa no se tradujo en una mayor comercialización de los productores. Según la Subsecretaría de Mercado Agropecuarios, al 3 de agosto se llevaban vendidas 21,6 millones de toneladas versus 26,7 millones de la campaña anterior

Estas subas, sobre todo las que conciernen al complejo oleaginoso, son centrales para la economía argentina, ya que esta cadena es la responsable de ingresar vía exportación el grueso de las divisas a las arcas del Banco Central. Según la última estimación de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) de los USD 41.716 millones que ingresarían de la mano de las principales cadenas granarias, USD 23.844 millones corresponden a la de soja. No obstante, hoy la comercialización interna del poroto se ubica más de 5 millones de toneladas por debajo de los registros de la campaña anterior, por lo que el Gobierno busca con herramientas de escasa implementación “incentivar” a los productores a desprenderse de su cosecha.

Más allá del contexto nacional, el mercado internacional viró su atención del conflicto bélico en Europa a Estados Unidos. Según explicó el responsable del Departamento de Análisis de Mercados de la corredora Grassi, Ariel Tejera, en Chicago, el factor climático volvió a ganar protagonismo. “El peso del conflicto entre Rusia y Ucrania, sobre los mercados de granos, parece diluirse tras el acuerdo para permitir embarques de este último por el Mar Negro”, destacó.

Es por esto que Tejera entiende que “por delante, entre las principales incógnitas a dilucidar residen los volúmenes de producción de soja y maíz de Estados Unidos, que deberán dar relevo a la oferta sudamericana. A medida que transcurren las semanas, crece la incertidumbre, en un contexto climático que dista de ser óptimo, en el corazón productivo del país del norte”.

Fuente: Periódico Lea