Más de 15 años de misiones españolas en el este de Europa

Desde 2006, España participa en la misión de patrulla aérea en los tres países bálticos. Estonia, Letonia y Lituania entraron en la OTAN en 2004, pero por sus dimensiones no disponen de aviación propia ni de posibilidades de tener aparatos para hacer frente a la superioridad aérea de Rusia. Por ello, la Alianza Atlántica estableció un turno rotatorio para que los países se fueran sucediendo en la zona con sus propios aviones.

Desde 2014, cuando Rusia se anexionó la península de Crimea y empezó la actual crisis en el este de Ucrania, la Alianza decidió reforzar la presencia militar en los países bálticos y España aumentó el número de aviones desplazados allí y envió a los Eurofighter que son los más modernos de los que dispone nuestro país.

En los cielos del Báltico, los pilotos españoles han despegado cientos de veces para interceptar vuelos no comunicados en el espacio aéreo internacional, que siempre se trata de aparatos militares rusos que intentan poner a prueba las medidas aliadas.

Habitualmente son vuelos de transporte que tiene como destino el enclave ruso de Kaliningrado, pero muchas veces son cazabombarderos SU-34, que también son los más modernos de los que dispone Moscú. En agosto de 2018, un Eurofihgter del Ala 11 de Morón de la Frontera que estaba entonces desplazado a la base aérea lituana de Siauliai disparó un misil aire-aire por error en unas maniobras con aviones franceses que también participaban en la misión de protección a los aliados bálticos.

Durante estos años, España ha enviado también a la misión de la OTAN en el Báltico a sus F-18 que han sumado allí más de 700 horas de vuelo. La última rotación se produjo el año pasado y duró hasta el 31 de agosto, fecha en la que regresaron a su base en Albacete siete Eurofighter del Ala 14. Cada rotación incluye a unos 150 militares y desde que empezó todos los años España ha contribuido a esta misión de la OTAN.

Patrullas aéreas

Debido a la situación en Ucrania, en 2014 la OTAN decidió ampliar esta fórmula de patrullas aéreas a Rumanía, un país expuesto a la amenaza de Rusia pero con una aviación poco desarrollada. Actualmente están desplegados seis Eurofighters españoles en una base aérea a orillas del mar Negro, cerca de la ciudad de Constanza. Todas las operaciones aéreas aliadas que se desarrollan en la zona son monitorizadas por la propia OTAN desde la base aérea de Torrejón de Ardoz.

En la cumbre de la OTAN de 2016 los dirigentes aliados decidieron que además de la aviación, era necesario reforzar la presencia militar en el flanco oriental y por ello se puso en marcha la operación ‘Presencia Avanzada’ en la que participan los principales países. España tiene actualmente 350 militares con material pesado en Letonia, en un contingente que manda Canadá.

En cuanto al despliegue marítimo, desde 2017 España forma parte de los Grupos Navales Permanentes de la OTAN, pensados para ser el elemento central de disuasión en caso de crisis. España participa regularmente y es uno de los países punteros en todas las rotaciones. Los actuales desplazamientos del buque de acción marítima Meteoro al mar Negro son precisamente para suceder durante seis meses a su gemelo, el Rayo como buque de mando para el grupo naval antiminas número 2 de la OTAN. La fragata Blas de Lezo se integrará en la Agrupación Naval número 2 en el Mediterráneo junto a otros buques como el portaaviones norteamericano Harry S. Truman, bajo mando de la OTAN.

Ver los comentarios
Fuente: ABC