“No hay opción al capitalismo, pero llegó la hora de ponerlo en su verdadera dimensión”

El presidente Alberto Fernández sostuvo que “no hay una opción al capitalismo”, pero consideró que ese sistema “se degradó y llegó la hora de ponerlo en su verdadera dimensión” tras la pandemia de coronavirus.
“La pregunta que uno se hace es por qué la pandemia fue capaz de desmoronar imperios económicos y una primera respuesta es que muchos de esos imperios olvidaron lo mejor del capitalismo y se aferraron a la lógica financiera, que es lo peor” del sistema, agregó Fernández.
El Presidente participó a través de una videoconferencia en el cierre del XXIII Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), ocasión en la que ponderó la figura del creador de la entidad, el empresario cristiano Enrique Shaw, que está en camino a ser beatificado.
“El capitalismo debe revisar esas cosas porque cuando empezó a tener más importancia el gerente financiero que el de producción, (el sistema) empezó a ser menos noble y más débil”, consideró el jefe de Estado tras destacar que “los grandes países fueron los que desarrollaron industrias”.
Fernández evaluó que, en ese área, “esos son los desafíos que tenemos pendientes porque hace cuatro años que la ciencia y la tecnología está abandonada en la Argentina”.
“Si le damos mínimos impulsos a los científicos, son capaces de producir, por ejemplo, un test para detectar coronavirus que nos permite saber si alguien se infecta en una hora y media, cuando el sistema demanda 6 u 8 horas”, indicó.
Sobre el tema, el Presidente resaltó que “eso se logró con el esfuerzo de los científicos argentinos y fueron nuestros científicos los que le dijeron al mundo que había varias cepas de coronavirus”.
“Nos tocó vivir un tiempo único, que, por cotidiano, podemos perder dimensión de su gravedad: un mundo en el que la pandemia no cede”, reseñó el mandatario al mencionar también que remitió hoy “una nota deseándole una pronta recuperación al presidente de Brasil”, Jair Bolsonaro, infectado de coronavirus.
Fernández reflexionó en torno a la pandemia, sobre la que se piensa que “las cosas empiezan a superarse” pero “de repente, todo vuelve” y se hace “muy difícil proyectar el futuro”, aunque destacó que pese a ello hay “bastantes certezas del futuro del mundo: va a cambiar”.
Los mandatarios del mundo ahora “estamos preocupados por leer listas de infectados y de muertos que ocurren en los países y dejamos de ver lo que le pasa a la economía y a las bolsas” de comercio, destacó el Presidente.
“Los valores de los Estados cayeron enormemente y las empresas cayeron en crisis terminales, que obligó a los Estados a intervenir para mantenerlas en pie, como el caso de Italia, que tuvo que invertir en Fiat para que no cayera”, mencionó.
En esa línea, también señaló que “Alemania nacionalizó ayer un laboratorio que trabajaba en la búsqueda de la vacuna para el coronavirus; y antes tuvo que hacer una inversión en (la compañía aérea) Lufthansa y hoy el 20% es propiedad el Estado”.
“La economía se volvió muy frágil y el secreto es ver cómo afrontamos el tiempo que se viene: habrá que analizar nuevamente el capitalismo”, evaluó el mandatario, tras afirmar que percibe en “los líderes del mundo una primer reacción de encerrarse en sus economías y promover el consumo interno”.
“Hay como una revisión en todo el mundo sobre el encierro de las economías, como una vuelta atrás del libre comercio que la globalización proponía; es un dilema que tenemos y no tenemos certezas”, añadió
Por último, el jefe de Estado sostuvo que el país “debe industrializarse al máximo” y remarcó la necesidad de “potenciar la producción argentina y favorecer la industria, así como el desarrollo tecnológico del campo, donde somos líderes en el mundo”.
El encuentro empresarial contó con la bendición del papa Francisco y, previo a la participación de Fernández, el titular de ACDE, Gonzalo Tanoira, dialogó con el secretario general de la CGT Héctor Daer.
El evento comenzó más temprano con las palabras de la presidenta del Encuentro, Silvia Torres Carbonell, y el obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Lugones, para luego proseguir con varios paneles.

Fuente: Expres Diario